martes, 14 de octubre de 2008

Patético


El señor de la foto se llama Carlos Fernández y es el Ministro de Economía de la Argentina. ¿Lo tienes? Sí, la Argentina tiene ministro de economía, pero no habla ni tampoco sabemos si trabaja como tal. Por allí está, ocupa la oficina más importante del quinto piso del Palacio de Hacienda a metros, nada más, de la Casa Rosada.
Desde hace semanas el mundo enfrenta una sangría que parece no tener fin. Las bolsas de todo el mundo parecen no encontrar su piso, el dólar en la Argentina volvió a ser un tema de discusión y los arbolitos volvieron a brotar cotizando el billete norteamericano hasta los $ 3,40. Claro, a cambio no hay que firmar ninguna declaración jurada y todo queda en un “pacto de caballeros”. Diariamente, arrecian los pronósticos más que agoreros desde todos los rincones: devaluación, pérdida de puestos de trabajo, freno en seco del crecimiento, desplome de la cotización de la soja y siguen las firmas.
La semana pasada para el gobierno parecía que la crisis era un fenómeno lejano, cuyos efectos jamás llegarían a estas latitudes gracias al aislamiento argentino. Incluso, Cristina Fernández de Kirchner se dio el lujo de recomendarles a los norteamericanos la conveniencia de tener un Plan B. Hasta el momento, no se sabe si George Bush escuchó el consejo, aunque las cosas no parecen irle demasiado bien. Sin embargo, la Presidenta hizo declaraciones reconociendo que algunas de las consecuencias de la crisis financiera internacional, podían hacerse notar por aquí. Es cierto que Cristina lo reconoció una vez que todos los economistas de todas las ideologías, incluidos esos a los que ella llama “loros”, ya lo habían vaticinado y la cuestión había sido impresa en “letras de molde” por esos oscuros personajes llamados periodistas. Es un buen augurio porque, tal vez, algún día Cristina Fernández de Kirchner reconozca que en la Argentina hay inflación. Incluso, la sinceridad gubernamental no se detuvo en las palabras de la primera mandataria, Aníbal Fernández –opinador todo terreno-, coincidió con la Presidenta en que podíamos sentir “los coletazos” de la crisis; aunque se excusó de abundar en detalles porque no integra el comité de crisis. Gracias.
Hoy, en Santa Cruz en donde pasará el fin de semana, la Presidenta reiteró que la Argentina está “mejor preparada para enfrentar la crisis”, mientras el INDEC informaba que la inflación de septiembre era sólo del 0,5 por ciento. Pero ¿Dónde está el señor de la foto? Cri Cri, Cri Cri ¿Qué piensa Carlos Fernández de lo que está pasando? Cri Cri, Cri Cri Una aclaración: Carlos Fernández es el ministro de la economía de la Argentina. Ah, cierto. Me había olvidado. ¿Tiene Plan B el gobierno? Cri Cri, Cri Cri.
Más allá de las frases de barricada en que la Presidenta nos recuerda que teníamos razón, y que los Estados Unidos están cayendo como el Imperio Romano a manos de los bárbaros; parece que a nadie en el gobierno le parece importante explicar de manera calmada en dónde estamos parados. Incluso, hasta sería valorable una conferencia de prensa simulada con un puñado de colegas escogidos por el diligente Miguel Núñez sólo como para saber en qué andan. ¿Sería mucho pedir que el señor de la foto, en su calidad de ministro de economía designado, nos contara qué piensa? Tal vez sí, su perfil es tan bajo que su presencia no estaba prevista –un en principio- en la primera reunión del comité de crisis que monitorea la debacle financiera y que encabeza el jefe de gabinete Sergio Massa. Pero después en el gobierno deben haber pensado que el ministro Fernández (Carlos) quedaba demasiado pintado y decidieron incluirlo, pero no se sabe si dijo algo en el transcurso del cónclave. Ojo, al gobierno no le gusta que al comité de crisis se lo llame comité de crisis, así que se aceptan sugerencias.
Bueno, en definitiva que el mundo se joda por no imitar el modelo kirchnerista. En Buenos Aires empezó el calor, hay fin de semana largo, Cristina está en el Calafate y los precios apenas aumentaron el 0,5 por ciento. ¡Qué carajo me importa lo que piense Carlos Fernández!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada