viernes, 2 de enero de 2009

Siguen los bombardeos en Gaza.


Hamas llamó a los palestinos a una "jornada de ira" contra Israel, en el séptimo día de la ofensiva hebrea contra la franja de Gaza, que ha dejado más de 420 muertos.
Las fuerzas de seguridad israelíes estaban en estado de alerta elevado para enfrentarse a posibles disturbios durante las manifestaciones palestinas que ya empezaron en algunas localidades como Ramala (Cisjordania), tras la plegaria del viernes a mediodía.

El cierre de Cisjordania ha sido reforzado y numerosos policías y guardias fronterizos colmaban la ciudad vieja de Jerusalén, donde se ubica la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del Islam.

La policía israelí ha limitado el acceso a la explanada a los hombres mayores de 50 años originarios de Jerusalén Este o de las ciudades árabes de Israel. Los habitantes de Cisjordania tenían prohibida la entrada a Jerusalén.

El ejército israelí lanzó además hoy miles de volantes con propaganda sobre la franja para incitar a la población palestina a comunicarles la ubicación de los combatientes de Hamas, informaron varios testigos. En el documento figura un número de teléfono y una dirección de correo electrónico.

El llamamiento de Hamas a una "jornada de ira" responde a la muerte el jueves en la franja de Gaza de uno de sus líderes de primer plano, Nizar Rayan, de 51 años, en un ataque aéreo que también mató a sus cuatro esposas y a once hijos suyos, según indicó un nuevo balance.

El ejército israelí afirmó que Hamas utilizaba la casa como depósito de armas y centro de comunicaciones.

Desde el jueves, las televisiones árabes y las del Hamas emiten en continuo las imágenes de los cuerpos carbonizados de niños evacuados de los escombros de la casa.

"Que el cobarde enemigo sepa que el asesinato llama a más asesinato y que se arrepentirá de estos crímenes en contra de nuestro pueblo", afirmó un portavoz de Hamas, Ismail Radwane, en un comunicado.

"Tras el último crimen (el asesinato de Rayan) todas las opciones se mantienen abiertas para contrarrestar esta agresión, incluidas las operaciones de mártires (los atentados suicidas:ndlr) contra los objetivos sionistas en todas partes", añadió.

El jefe del grupo parlamentario del Hamas, Mushir al Masri, calificó por su parte la eliminación de Rayan de "grave desarrollo", amenazando a Israel de una "réplica dolorosa".

Durante la mañana, la aviación y los buques de guerra israelíes continuaron sus ataques aéreos en la franja de Gaza, según los testigos. Uno de los ataques tuvo como objetivo una casa en Jabaliya (norte), que dejó dos muertos, cuyas identidades no se dieron a conocer en el momento, y varios heridos, indicaron fuentes médicas.

Durante la noche, más bombardeos dejaron varios heridos. Un portavoz del ejército israelí indicó que los ataques de la noche respondían a 15 objetivos, incluidos lanza-cohetes y almacenes de armas.

Según el jefe de los servicios de urgencia de Gaza, Muawiya Hassanein, al menos 422 palestinos han muerto y unos 2.200 han resultado heridos desde el inicio de la operación "Plomo endurecido", cuyo objetivo es obligar a Hamas a cesar los tiros de cohetes contra Israel.

Al menos una de cada cuatro víctimas mortales son civiles, entre ellos mujeres y niños, según la ONU.

Más de 200 residentes extranjeros fueron autorizados a abandonar la franja de Gaza el viernes, utilizando el terminal de Erez controlado por Israel, indicó un portavoz militar.

Un portavoz del ministerio de Defensa declaró que unas 400 personas con doble nacionalidad habían sido autorizadas a abandonar Gaza el viernes.

Estas salidas de extranjeros se producían cuando el ejército israelí había finalizado sus preparativos para una posible ofensiva terrestre en Gaza.

"Nos acercamos a la hora de tomar una decisión" sobre una eventual ofensiva terrestre, indicó el jueves por la tarde a la televisión el presidente de la comisión de Asuntos Exteriores y de la Defensa israelí, Tzahi Hanegbi.

Desde París, donde se entrevistó con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, la ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, reafirmó el jueves que Israel decidiría "en el momento oportuno" cesar las operaciones.

Sarkozy iniciará el lunes una gira por Oriente Medio para "buscar los caminos hacia la paz". Visitará Egipto, Cisjordania e Israel, y el martes estará en Siria y Líbano, anunció el Elíseo.

El 95% de la población hebrea apoya la operación en Gaza y el 80% lo hace sin restricciones, según un sondeo publicado el viernes en el diario Maariv.

A pesar de los ataques israelíes, los tiros de cohetes lanzados desde Gaza sobre el territorio israelí no han cesado y alcanzaron por primera vez la ciudad de Beersheva a 40 km de la franja de Gaza.

Unos 360 proyectiles fueron disparados desde el 27 de diciembre, según Israel, causando cuatro muertos, entre ellos un soldado, y una docena de heridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada