viernes, 6 de marzo de 2009

Hillary le ofrece parte del escudo a Rusia.


La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, propuso a Rusia trabajar en forma conjunta en el emplazamiento del denominado "escudo antimisiles" en territorio europeo, una iniciativa de Washington a la que Moscú se opuso hasta ahora.
"Rusia y Estados Unidos tienen la posibilidad de trabajar juntos en la defensa antimisiles", dijo Clinton en Bruselas, tras reunirse con líderes de la Unión Europea (UE).

Durante el mandato del republicano George W. Bush (2000-2008), Estados Unidos firmó convenios de cooperación con República Checa y Polonia para la instalación de radares de defensa y escudos antimisiles, los cuáles fueron rechazados por Moscú.

Desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca el 20 de enero pasado, diplomáticos de ambos países comentaron a la prensa sobre un posible cambio de planes de la nueva administración de Washington.

Sin embargo, Clinton señaló que el sistema sólo se pondrá en marcha "si se demuestra su eficacia y si es factible en cuanto a costes", a la vez que destacó que los planes se dirigen a interceptar posibles ataques desde pequeños países como Irán, que podría desarrollar armas de destrucción masiva.

La secretaria de Estado norteamericana dijo además que la UE seguirá siendo el "principal aliado" de Estados Unidos y que "el diálogo con Rusia no compromete en nada nuestro apoyo a Georgia, los países del Báltico, los Balcanes o cualquier otro lugar de Europa para que sean libres e independientes y puedan tomar sus propias decisiones sin interferencias inapropiadas".

Las declaraciones fueron recibidas con aplausos en el Parlamento Europeo pero previsiblemente no caerán tan bien a su homólogo ruso, Serguei Lavrov, con quien se reunirá esta noche en Ginebra.

Hillary Clinton dijo que tiene la intención de lograr "áreas de cooperación y acuerdo" con Rusia en temas como la lucha contra el terrorismo, los conflictos de Oriente Medio y la contención del programa nuclear iraní.

Y aunque adornada de amables palabras, la secretaria de Estado recordó a Moscú la oposición estadounidense a que los suministros de energías se conviertan "en un arma política, algo en lo que estamos en absoluto desacuerdo".

El primer ministro ruso amenazó ayer a Ucrania con cortar el suministro de gas si Ucrania no pagaba antes de mañana sábado sus deudas con Rusia, aunque Kiev las canceló anoche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada