martes, 4 de agosto de 2009

La OEA intenta reflotar la negociación.


La OEA decidirá el miércoles el envío de una misión de alto nivel a Honduras, integrada por cancilleres de países miembros, para tratar de convencer al presidente de facto, Roberto Micheletti, de poner fin a la crisis política desatada tras el golpe de Estado del 28 de junio.
"El miércoles se discutirá" en el Consejo General de la Organización de Estados Americanos (OEA) el envío de dicha misión, anunció el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

La misión de esta comisión sería "acercar las posiciones de los dos bandos para ver si se puede cumplir el Acuerdo de San José en su totalidad", dijo el presidente costarricense y mediador de la crisis, Oscar Arias, en una conferencia de prensa.

Insulza y Arias se reunieron en San José con la vicepresidenta del gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, y el secretario general para Iberoamérica, Enrique Iglesias, para estudiar los pasos a seguir a fin de desbloquear la crisis hondureña.

El plan propuesto por Arias contempla la restitución de Zelaya en el poder, la creación de un gobierno de unidad nacional, una amnistía para los delitos políticos inherentes al golpe de Estado y el adelanto en un mes de las elecciones generales previstas para el 29 de noviembre.

Según Arias, Zelaya acepta los 12 puntos de su plan, mientras que el gobierno de Micheletti acepta el "85 por ciento", según le manifestó el canciller Carlos López Contreras, aunque entre ellos no se encuentra la restitución del presidente depuesto, una exigencia de la comunidad internacional.

Sin embargo, la petición que hizo Micheletti a Iglesias para que viaje a Honduras a entrevistarse con los máximos responsables de los poderes del Estado y la sociedad civil, en particular los empresarios, ha quedado en suspenso.

"Estamos en consulta permanente", dijo Iglesias, antes de agregar que "vamos a esperar que eso se vaya desarrollando"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada