domingo, 13 de diciembre de 2009

Cerca de 700 detenidos en la manifestación contra el cambio climático.


Decenas de miles de manifestantes protestaron para pedir medidas contra el cambio climático y exigieron a los líderes del mundo un acuerdo justo para salvar el planeta, durante una marcha que tuvo algunos incidentes violentos y que recorrió unos seis kilómetros hasta el centro de convenciones donde se realiza la cumbre internacional en Copenhague.
"¡Ya se ha hablado suficiente! Soy una ciudadana de este mundo y exijo hechos, ahora, en protección del clima para el futuro de mis hijos", dijo la cantante Angelique Kidjou, de Benin, ante los manifestantes reunidos delante del Parlamento de Copenhague, donde pidieron un acuerdo más ambicioso para proteger el planeta y más ayuda rápida a los países pobres.

Los "líderes mundiales" no hacen más que mirar cómo los campesinos de Africa occidental no pueden seguir alimentando a sus familias, reclamó Kidjou, según difundió la agencia DPA.

Bajo un frío gélido, la ex supermodelo danesa Helena Christensen dijo a la multitud: "La humanidad ha causado un gran daño a nuestro planeta. Ahora debemos asumir nuestra responsabilidad rapidísimamente".

Christensen, el personaje más famoso de entre los oradores de la protesta, hizo su aparición con un gorrito de lana y una camiseta diciendo "tck tck tck", uno de los lemas de los activistas que quiere indicar que el tiempo apremia.

La ex modelo y actual fotógrafa pidió al presidente estadounidense, Barack Obama, un mayor compromiso para combatir el cambio climático cuando la semana que viene se reúna en la capital danesa con representantes de otros 192 Estados para negociar un acuerdo sobre el clima.

"Estados Unidos debe entender que, con su poder, ejerce una enorme influencia sobre lo que pueda suceder en cuanto a la protección ambiental", añadió.

Manifestaciones paralelas se realizaron en más de 130 países y mientras los organizadores estimaron que 100.000 personas participaron de la marcha en Copenhague, la policía informó que la cifra llegaba a 30.000.

Los defensores del medio ambiente recorrieron seis kilómetros por la capital danesa hasta el Bella Center, sede de la conferencia, donde desde el 7 de diciembre se reúnen científicos, ambientalistas y autoridades.

Durante la marcha, unos 300 "black bloc" -manifestantes encapuchados y vestidos de negro- se mezclaron entre las decenas de miles de ambientalistas y lanzaron piedras, adoquines y bombas incendiarias contra objetivos simbólicos, como la sede de varios bancos y oficinas públicas.

Más de 7000 agentes habían sido desplegados hoy en las zonas consideradas de riesgo del centro de Copenhague, por las que tenía que pasar la marcha, convocada por más de 700 organizaciones ambientalistas y anti-globalización.

Poco después de que la marcha de protesta superó el enclave de la Ciudad Libre de Christiania -último resto del pasado hippy de Copenhague- la policía, temiendo un ataque contra la cercana sede del ministerio de Exteriores, aisló a los "black bloc", difundió la agencia de noticias Ansa.

Decenas de agentes bloquearon el avance de la marcha y ordenaron a los manifestantes que se sentaran en el piso, para facilitar la separación de los "black bloc".

Los choques entre manifestantes violentos y policía antimotines causaron dos heridos y entre 600 y 700 manifestantes detenidos, que fueron llevados a una ex fábrica de cerveza en las afueras de la ciudad, según los primeros balances difundidos por medios locales.

Los dos heridos son un agente de policía, alcanzado en la cara por un adoquín y un manifestante al que le estalló en la mano un petardo que estaba encendiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada