lunes, 14 de diciembre de 2009

Luego de la represión policial, Hallú reivindicó su legitimidad.


Mientras la asamblea universitaria reelegía al rector de la UBA, Rubén Hallú, cientos de estudiantes que repudiaban la decisión se enfrentaron con la Policía, que disparó balas de goma, gases lacrimógenos y chorros de agua.
El rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Rubén Hallú, quien fue reelegido por 144 votos, 25 más de los que necesitaba para proclamarse, en una asamblea de 15 minutos, afirmó que "las asambleas duran el tiempo que tienen que durar".

En las adyacencias del Congreso, los militantes de la FUBA se enfrentaron con la Policía, y denunciaron como "ilegítima" la asamblea. El presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), Cristian Henkel, afirmó que el cónclave "es antidemocrático porque los docentes y los estudiantes no tenemos casi voz y, encima de todo, es una asamblea de privatizadores". Más adelante acusó al rector de "impedir que la asamblea tenga un debate abierto. (...) Ahora se encuentran movilizados los sectores de la burocracia de los no docentes y la patota de Franja Morada".

Según Henkel, "hubo un gran acuerdo" para reelegir a Hallú: "Todos los bloques políticos están juntos en defensa de una orientación social capitalista en la universidad, es la profundización de los negocios. (...) Hay 5500 convenios con empresas privadas y tan solo 1200 con entidades públicas. La Universidad de Buenos Aires tiene más de cincuenta mil estudiantes realizando posgrados arancelados, que cuestan miles y miles de pesos", denunció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada