miércoles, 24 de febrero de 2010

¿Te atenderías con la "Odontólogo" Inés Marina Pasarotti?.


La tercera a tu izquierda en primera fila en la foto, es ciertamente la "Odontólogo" Inés Marina Pasarotti.
No sólo se fugó de General Rodríguez como una rata en diciembre de 1.993 haciendo alarde de la libertad que dice que practica, sino que encima lo hizo "comprometiéndose" con un total desconocido para los que fueron sus compañeros de clase en la etapa media educativa (seguramente un nenito del P.A.M.I.).
De silencio en silencio, siempre descartó a todo posible candidato a noviar de su edad, creyéndose la única en General Rodríguez, saliendo con muchachos más maduros a espaldas de sus padres y de las religiosas rosarinas (quienes hacen alarde de moral y ética cuando no pueden sostener esos valores dentro del cristianismo en sus propias instituciones educativas).

Es claro el olvido de un detalle por parte de esta egocéntrica: Que cierto adolescente contemporáneo y enamorado de ella la descartó en 1.990, por que se comportaba como una arrastrada, buscando vejetes para "noviar" como una ramera.

Es evidente el alto grado de egocentrismo, arrogancia y prejuzgamiento que posee esta descarada, ya que sumándolo a lo reservada que suele ser, no sólo osa juzgar la situación psíquica de otros, sino que no se fija en sus propios parámetros mentales. Pues, no se explicaría cómo se alejó de sus ex compañeros durante 15 años sin dejar rastros.

Sería interesante que los patéticos idiotas alegres que ensanchan las arcas económicas de esta basura profesional, justificaran dentro de lo estrecho que deben ser sus capacidades cerebrales, el por qué una cretina de esta estirpe se comportó como una patética individualista, cagándose en quienes la apreciaban en General Rodríguez, incluyendo a nuestro recordado Ginser, el hombre de la guitarra (si se puede decir que lo cagó, aunque se duda). Pero claro, es evidente que la capacidad cerebral y el coeficiente intelectual de esos "clientes" idiotizados (incluído la honorable Virginia Massera, de cuyo apellido el sólo escribirlo espanta en un país de tercermundistas respetuoso de los derechos humanos) no llegan a los parámetros de la normalidad psiquiátrica y psicológica. No creo que la calidad de persona en un sujeto como este espécimen, se mida por el manejo en el uso del torno.
Patética Inés Marina Pasarotti, vida totalmente egolátrica, egocéntrica de mierda, son of whore, hasta el punto de no hacer figurar en su placa de plástico en su Consultorio en esa ciudad de aprendices a cajetilla como lo es Luján (donde radica domicilio), el apellido de su hipotético marido.
No es de extrañar que, sujetos de esta calaña, se sumen a derechistas neoliberales como Mauricio Macri y los hijos de puta que tiene de seguidores en Luján, queriendo dar cátedra de cómo gobernar al Ejecutivo de turno en el Partido de Luján.

Sencillamente, una mierda de persona…

3 comentarios:

  1. se nota qu e sos un recentido y que te recontra cago,pero los cornudos casi siempre se lo merecen.
    Y me parece que se quien sos vos sos uno que iba a ruiz con una kawa 440 viejita no?
    Contestame porque te quemo como un perro con tu nombre verdadero

    ResponderEliminar
  2. En respuesta a tu comentario, te hacemos notar que este blog en realidad está administrado por admiradores y amigos de Walter Cardozo. Te aclaramos esto, pues pareces no interpretar un texto (como la mayoría de los argentinos) correctamente.
    Por otro lado, te resaltamos (como expresa el artículo), que Walter la ignoró en 1990 (o sea cuando ambos tenían 14 años). No es para nada un resentido, sí tal vez un gran ingenuo quién brindo de sí a personas tan despreciable y aristócratas como lo que representa la auténtica hija de puta de Inés Marina Pasarotti.
    La próxima vez que comenté, identifiquese. El blog no es apto para cobardes.

    ResponderEliminar
  3. María Alejandra Gutiérrez10 de diciembre de 2011, 6:39

    No soy quién escribió el primer comentario. Deseo expresarte que comparto -por que me consta- todo lo que analizas sobre la innombrable e inmoral (como bien la calificaste). Como profesional, es una mediocre con el instrumental y no me extrañaría que como persona sea y haya sido una mierda. No socialicé con ninguno de ustedes dos por esos años, pero como Odontólogo es un desastre.

    ResponderEliminar