jueves, 17 de junio de 2010

Guerra cibernética.

El pentágono activa el Ciber Comando para la guerra informática. Lo conducirá el director de la reconocida NSA y podrá llegar a contar con 90 mil “soldados digitales” Temores por la creciente militarización de la red.
Las asociaciones usamericanas por los derechos civiles y la defensa de la libertad de los ciudadanos se hallan seriamente preocupadas por el riesgo de militarización de las redes informáticas nacionales.

Disparó la alarma la decisión de la administración Obama de transformar la conocida Oficina para la seguridad nacional (NSA) – el Gran Hermano que espía todas las actividades y las comunicaciones electrónicas de la población de los EEUU – en un comando militar interfuerzas enteramente dedicado a la guerra cibernética.

El viernes pasado, el secretario de Defensa Robert Gates, designó al director de la Nsa, general Keith Alexander, a cargo del recién nacido Ciber Comando, que comenzará a operar en octubre en Fort Meade, Maryland (en la misma sede de la Nsa) y coordinará a cerca de 90 mil “soldados digitales” pertenecientes a cuatro nuevos comandos cibernéticos recientemente creados en las diferentes armas (ejército, marina, aeronáutica y marines*).

El objetivo del Ciber Comando explica el Pentágono será el otorgar a los Estados Unidos una capacidad de combate, ofensivo y defensivo, no solo en el plano terrestre, aéreo y marítimo, sino también en el nuevo y aún más estratégico tereno de las redes informáticas y del “ciberespacio”

En concreto, los hombres del general Alexander deberán defender los sistemas informáticos nacionales del ataque de los “hackers” y cando fuere necesario conducir “operaciones militares de amplio espectro” para prohibir a los adversarios la “libertad de acción en el ciberespacio”.

Para los defensores delas libertades civiles. Los “adversarios” contra los que podrá actuar un aparato militar de estas características no serán solo los piratas informáticos chinos o de otras nacionalidades sino los mismos ciudadanos usamericanos, que ya son víctimas del espionaje informático de la Nsa y de otros inquietantes programas de vigilancia activados luego del 11 de setiembre de 2001 como ser el Information Awareness Office (un proyecto antiterrorista del Pentágono oficialmente desactivado en el 2003, pero continuado por la misma Nsa).

Respaldan estos temores por otra parte, la anunciada colaboración entre el Ciber Comando y el Departamento de Seguridad Interna confirmada por el mismo vicesecretario de Defensa William Lynn III.

Los temores por una posible violación de la privacidad de los ciudadanos por parte del nuevo comando son igualmente compartidos en los ambientes políticos e institucionales de Washington tanto es así que el pasado 15 de abril la Comisión sobre las Fuerzas Armadas del Senado usamericano llamó al general Keith Alexander a testimoniar exactamente sobre estos riesgos. Él garantizó en dicha oportunidad, que las leyes y los derechos de los ciudadanos serán respetados, pero su declaración no convenció al presidente de la Comisión, el senador Carl Levin quién expresó tener serias dudas sobre los marcos legales, tanto nacionales como internacionales, en que operará el Ciber Comando.

Según varios comentaristas y expertos informáticos, como por ejemplo Evgeny Morosov, el énfasis y la alarma de la administración Obama con relación a la amenaza informática a la seguridad nacional usamericana procedente de redes terroristas o de países no amigos ha sido voluntariamente exagerada para justificar la creación de nuevas estructuras de seguridad cuyo objetivo es en realidad aumentar el control y la vigilancia de la población, sobre todo en los ámbitos más “libres” como las redes internet – redes que por otra parte, en los mismos documentos estratégicos del Pentágono es considerada como algo “a combatir como si fuese un sistema armado enemigo”

*El cuerpo de Marines de los EEUU (USMC) es una rama de la fuerzas armadas usamericanas responsable de proveer rápida movilidad en el mar para la actuación de las Fuerzas armadas de tareas combinadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada