miércoles, 26 de octubre de 2011

Resolución Nº 43/2.000 de la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura argentino.

RESOLUCION Nº 43/00.

En Buenos Aires, a los 8 días del mes de marzo
del año dos mil, sesionando en la Sala de Plenario del
Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación,
con la Presidencia del Dr. Bindo B. Caviglione Fraga, los
señores consejeros presentes,

VISTO:
El expediente 383/99, caratulado “Cardozo,
Walter David c/ titular del Juzgado Civil Nº 7, Dr. Omar
Jesús Cancela”, del que
RESULTA:

El señor Walter David Cardozo imputa al titular
del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil Nº 7,
Dr. Omar Jesús Cancela, la comisión de una serie de
irregularidades durante la tramitación del expediente,
caratulado “Cardozo, Walter David s/ art. 482 Código
Civil”. Sostiene que no le fueron notificados los
resultados correspondientes a las pericias realizadas por
el Cuerpo Médico Forense. Agrega que el magistrado no
solicitó los informes técnicos -psiquiátricos y
psicológicos- elaborados por los profesionales que lo
atendieron y que recibió declaración testimonial a una
persona -de nombre Gabriel Mario Fiszbein- cuya salud
mental se encontraría cuestionada (fs. 2/3 y 8 del
expediente 383/99 del registro de la Secretaría General de
este Consejo).

CONSIDERANDO:

Que de la lectura del expediente civil que en
copia certificada corre por cuerda, se observa que las
imputaciones efectuadas por el señor Cardozo no se
corresponden con lo actuado durante el proceso de insania
que se le sigue.
En efecto, con fecha 20 de agosto de 1999, el
denunciante -con el patrocinio letrado del Dr. Gabriel
Lerner- solicitó al juez interviniente que “se acrediten
las diferentes atenciones sicológicas y (p)siquiátricas de

que [fue] objeto” (fs. 69), lo que fue proveído de
conformidad por el magistrado a fs. 70/vta.
En cuanto a la notificación de las pericias, se
advierte que se ha cumplido con las exigencias legales
requeridas en las causas de insania pues, al tratarse de un
proceso en el que se designa un defensor de menores e
incapaces, es ajustada a derecho la disposición por la cual
se notificó a ese representante, más allá de la vista de
las actuaciones que el denunciante puede tomar junto con su
letrado patrocinante.
Por último, no se advierte irregularidad alguna
en la recepción de la declaración testimonial prestada por
Mario Gabriel Fiszbein, quien denunció haber sido víctima
de lesiones causadas por el señor Cardozo. Cabe destacar
que esa declaración fue requerida a los fines de verificar
el requisito de daño a terceros, tal como se encuentra
establecido en el artículo 482 del Código Civil, en cuanto
dispone que “(e)l demente no será privado de su libertad
personal sino en los casos en que sea de temer que, usando
de ella, se dañe a sí mismo o dañe a otros”.
Por ello,
SE RESUELVE:
1º) Desestimar la presente denuncia sin más
trámite por ser manifiestamente improcedente (artículo 5
del Reglamento de Informaciones Sumarias y Sumarios
Administrativos para el Juzgamiento de las Faltas
Disciplinarias de los Magistrados del Poder Judicial de la
Nación).
2º) Notificar al denunciante y al magistrado
denunciado, y archivar las actuaciones.
Regístrese.
Firmado por ante mí, que doy fe.
Fdo.: Ricardo A. Branda - Bindo B. Caviglione Fraga - María
Lelia Chaya - Pablo D. Fernández - Javier E. Fernández
Moores - Angel F. Garrote - Juan C. Gemignani - Margarita
A. Gudiño de Argüelles - Claudio M. Kiper - Diego J. May
Zubiría - Eduardo D. E. Orio - Humberto Quiroga Lavié

1 comentario:

  1. María Alejandra Ceballos29 de junio de 2012, 0:23

    Interesante la Entrada. De la misma se puede dilucidar:

    1) La pusilánime inoperancia de la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura de la Nación, a través de lo largo de estos años, no sólo en la observación de la misma sobre el Expediente 39.153/1.998 del Juzgado a cargo de Cáncela, sino sobre varios expedientes que ingresaron bajo su consideración, los que fueron sospechosa y sistemáticamente archivados. Estas maniobras son o fueron propias en los primeros Consejeros de esa Comisión y en descaradas kirchneristas como Diana Conti.

    2) Dicho Expediente del fuero civil presenta infinidad de irregularidades procesales, plagados de vicios y delitos de acción pública. Sólo basta leer la Denuncia de Walter David Cardozo en Washington D.C., Estados Unidos de América, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuya copia figura en este Blog.

    3) Es notorio que en dicho Expediente, Cáncela optó por resolver una corroboración de la pericia preeliminar compulsiva impulsada por el fascista Gabriel Mario Fiszbein (muy conocido en el pueblo retrógado, suburbano y conservador de Francisco Álvarez por abuso funcional como policía), ya que resulta paradógico, irónico y cómico, que un sujeto como Walter David Cardozo con 49,900 kg de peso corporal, pudiera moler a palos a un policía entrenado (sobre todo para reprimir) como lo es el fascista homosexual Gabriel Mario Fiszbein. A todo ésto, hasta abril de 1.997, Walter David Cardozo mantenía domicilio real y legal en Francisco Álvarez [donde según Fiszbein, Walter David Cardozo violó su propio domicilio real y legal siendo menor adulto en Diciembre de 1.995]. Luego cambió su domicilio en forma efectiva a la Ciudad de Buenos Aires, y es ahí donde comete el grave error Fiszbein en abusar de su cargo policial para satisfacer su ensañamiento hacia Walter David Cardozo (pues éste lo había cuestionado administrativamente), buscando privarlo de la libertad, fuera bajo la tildación que fuere. Obviamente, nuestra legislación prevee que las internaciones están previstas para prevenir y subsanar el estado alterado a nivel psíquico que pudieran tener los causantes. Cardozo sólo presentaba depresión con trastorno de angustia y un presunto trastorno fronterizo de la personalidad (propio en algunos adolescentes). El Cuerpo de Médicos Forenses de la Corte Suprema de Justicia de la Nación negó que Walter David Cardozo sea peligroso para sí mismo y para terceros, argumentando además que carece de la capacidad de denunciar.
    Está última aseveración subjetiva de dicho Cuerpo, no está acompañada de probatoria empírica que pudiera asegurar dicho diagnóstico, e inclusive tanto el Doctor José Roque Bozzo y el Licenciado Adolfo Rafael Castro, jamás expusieron carencia de dicha capacidad.
    No cabe dudas que es habitual en este Cuerpo, exponer diagnósticos acordes con su necesidad imperiosa de sacarse los Expedientes de encima donde se requieren sus pericias. También llama poderosamente la atención que el Magistrado a cargo del Juzgado Nacional en lo Civil 7 de la Capital Federal Abogado Omar Jesús Cáncela, pese a dicho diagnóstico, no haya resuelto inhibir a Walter David Cardozo del derecho civil de denunciar ni declararlo insano desde febrero de 1.998 a la fecha.

    En estos items, estoy dirimiendo sobre Walter David Cardozo, con sus defectos y virtudes, quién ya a sus quince años de edad escribía en periódicos morenenses, a sus dieciocho cofundara una Asociación ecológica ambientalista y fuera y sea un Estudiante terciario en Letras (o sea, resulta paradógico carezca de la capacidad de denunciar y de expresarse).
    Ésta fue y es la seguridad jurídica infalible del sistema judicial de los argentinos, quienes dejan en libertad a fascistas parásitos hijos de puta como Gabriel Mario Fiszbein (discípulo de Jorge Rafael Videla) o a abusadores sexuales incestuosos varios.

    ResponderEliminar