martes, 30 de octubre de 2012

New York en aguas.

La tormenta que azotó durante la noche del lunes con fuertes vientos y lluvia la costa este del país provocó la muerte de al menos 25 personas y obligó a la Casa Blanca a declarar zona de catástrofe a algunas localidades de los estados de Nueva York y Nueva Jersey. La medida ordenada por el presidente Barack Obama, quien suspendió su campaña hasta mañana, permitirá que los afectados pidan ayudas para reparaciones en sus viviendas o para el pago de un alojamiento temporal. Esta mañana, volvió la luz y funcionaban los teléfonos celulares en Nueva York, pero calculan una semana para restablecer el apagón en Nueva Jersey. El alcalde de la metrópolis, Michael Bloomberg, confirmó diez muertes en la ciudad, pero se estima que la tormenta provocó al menos 16 en Estados Unidos y Canadá. Según la emisora CNN, hubo otras dos muertes en Maryland, sin que se conozcan más detalles. El canal, que cita fuentes policiales, señaló que además una rama cayó sobre un niño de ocho años y le causó la muerte en Pennsylvania. Las muertes se produjeron en Nueva York, Nueva Jersey, Virginia Occidental, Connecticut, Pennsylvania y Maryland. La mitad de ellas fueron por la caída de árboles, y el resto por electrocución o accidentes de coche. Además, en Nueva York el fuego destruyó más de 50 casas en Queens, informaron los bomberos en Twitter, mientras que en Nueva Jersey se rompió un dique. El gobernador de esa ciudad, Chris Christie, indicó hoy que podría tardar más de una semana el restablecimiento del suministro eléctrico en este estado de 2,4 millones de hogares. Durante la tormenta en la zona costera, las olas llegaron a niveles récord, como en la "Gran Manzana", donde alcanzaron los cuatro metros. Hasta 60 millones de personas han tenido que permanecer a resguardo por "Sandy", que fue degradado de huracán a ciclón post tropical, sin embargo, los medios locales hablan de la mayor tormenta en 108 años. Para este mañana, la situación mejoró un poco al noroeste de la metrópolis, donde había luz y funcionaban los teléfonos celulares. En Harlem, donde las aguas del río Hudson habían llegado a cubrir hasta las rodillas, la inundación se retiró y ya sólo queda una capa de lodo. Además, "Sandy" causó alarma por inundación en la central nuclear más antigua del país, la de Oyster Creek, al sur de Nueva York, informaron las autoridades de supervisión atómica (NRC). Por el hecho, la central, que está en funcionamiento desde 1969, fue apagada. También hubo un grave incendio en una subestación eléctrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada