jueves, 3 de julio de 2014

De economista populista a perito psiquiátrico mundial.

                                                       El experto expone ante miembros de la O.E.A. en Washington, Estados Unidos.


El ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, calificó de "desquiciado" el fallo del juez Thomas Griesa, que impide continuar con el pago de la reestructuración de la deuda argentina, y aseguró que "es un problema que atañe a todo el mundo y principalmente a los países menos favorecidos" porque "muestra una falla en el sistema de financiamiento mundial y vuelve imposible los procesos de reestructuración soberana". El ministro instó a la comunidad internacional a que "actúe antes de que el precipicio que estableció Griesa esté ante nuestras narices".

Tras las palabras del presidente de la OEA, José Miguel Insulza, y del canciller argentina, Héctor Timerman, el ministro de Economía sostuvo que "la Argentina ya ha conseguido el respaldo de la comunidad internacional porque es un problema de todos" e indicó que "no es solo financiero, judicial o de jurisdicción el problema sino que muestra una falla en el sistema de financiamiento de los países".
Kicillof indicó que el fallo de Griesa "vuelve imposible los procesos de reestructuración soberana y, por lo tanto, los default, lo que será la muerte financiera de los países". El funcionario indicó que si la comunidad internacional y los organismos multilaterales de crédito no actúan antes del 30 de julio, cuando debería hacerse efectivo el fallo, "la Argentina será solo la primera víctima".




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada