sábado, 8 de agosto de 2015

Menos verso político y más obras.


El descenso de los ríos bonaerenses que habían desbordado hizo que la cantidad de evacuados se redujeran a 500, menos de la mitad de los registrados hasta ayer. Las personas que reciben algún tipo de asistencia por la inundación de sus casas son alrededor de 3500. No obstante, se pronostica que habrá tormentas que podrían volver a elevar el nivel en los cauces.l director provincial de Defensa Civil, Luciano Timerman, detalló a Télam que hay unos 250 evacuados en Luján y 241 en Pilar, mientras que en San Antonio de Areco todos los vecinos volvieron a su casa. La cifra representa menos de la mitad de las cerca de 1150 personas que debieron abandonar su hogar ayer, situación que mejoró por la baja de los ríos Luján que a las 2 estaba en 4,24 metros y llegó a 3,83 metros al mediodía, y el río Areco que volvió a su curso normal.
La situación más complicada ayer era en Pilar “pero el agua sigue bajando y según el último informe del municipio hay 241 evacuados, casi 600 personas menos que ayer”, comentó Timerman. En tanto, “en San Antonio de Areco el agua ya volvió a su curso y no había evacuados”, añadió y aclaró que en otros municipios puede haber casos puntuales que son manejados localmente.
Sin embargo, el Servicio Meteorológico Nacional pronosticó tormentas fuertes para la zona lo que puede hacer que el cauce vuelva a subir. “Como viene el fenómeno meteorológico no se baja el alerta ni se relegan los servicios puestos en marcha”, indicó hoy a Télam el coordinador de Protección y Defensa de la Comunidad (Prodecom) del municipio, Javier Sosa.
Además explicó que “la cantidad de autoevacuados es cercana a las mil, personas que por sus propios medios fueron a casas de familiares y amigos y con quienes colaboramos para ayudarlos a trasladar muebles y llevarles alimentos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada