sábado, 12 de septiembre de 2015

Corbyn, a favor del diálogo por Malvinas.


El diputado laborista Jeremy Corbyn, quien semanas atrás se había manifestado a favor de un “cierto grado de administración conjunta entre Argentina y el Reino Unido” en las Islas Malvinas, se convirtió en el nuevo secretario general del Partido Laborista británico y eventual candidato a primer ministro, frente al premier conservador David Cameron.

Hacia fines de agosto de este año, una encuesta del diario online Mirror.co.uk reveló que el 40 por ciento de sus lectores se mostraron partidarios de que Reino Unido se "comprometa" con Argentina por las islas Malvinas, luego de la polémica iniciada por las declaraciones a favor del diálogo de Corbyn.
Las declaraciones de Corbyn a favor del diálogo por Malvinas fueron realizadas en 1982, pero recobraron fuerza pocos días antes de la interna del Partido Laborista. En ese entonces, Corbyn afirmó que la guerra de Malvinas fue un "plan de conservadores" y "una pérdida de hombres desempleados que fueron enviados a las Malvinas para morir por la entonces primera ministra británica, Margareth Thatcher.
Dos años atrás, en una entrevista que le realizó la cadena de televisón BBC, Corbyn se había manifestado partidario de un "cierto grado de administración conjunta" entre Argentina y el Reino Unido, con el objetivo de resolver el conflicto entre ambos países por las islas.
El hombre, de 66 años, es además el parlamentario que menos dietas reclama en la Cámara de los Comunes, donde participa en varios grupos en defensa de los derechos humanos y causas latinoamericanas. De hecho, la campaña contra el dictador chileno Augusto Pinochet lo unió -en 1987- a su segunda esposa, la exiliada chilena Claudia Brachitta, de quien se divorció en 1999 y con la que tiene tres hijos.
También integra numerosas organizaciones de activismo político, entre ellas Amnistía Internacional, la Campaña de Solidaridad con Palestina y la Campaña por el desarme nuclear (CND).
Sus propuestas económicas, anti austeridad, cuentan con simpatizantes y detractores entre los economistas, al igual que en el propio Partido Laborista, donde los seguidores del Nuevo Laborismo advirtieron que arrastrarlos a la aniquilación electoral del Laborismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada