lunes, 11 de abril de 2016

Un Primer Ministro menos.



Por Walter David Cardozo.

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, renunció ayer criticado por la falta de reformas y presionado por sus socios de la coalición gubernamental. Yatseniuk atacó a todas las fuerzas políticas, excepto la suya, que le hicieron el vacío en los últimas semanas con el objetivo de obligarlo a alejarse del poder. “La crisis política en Ucrania es artificial, provocada por el deseo de sustituir a una sola persona que ha cegado a los políticos y paralizado su voluntad de verdaderos cambios”, denunció el premier saliente.
Yatseniuk defendió ayer que las fuerzas europeístas deben forjar una nueva alianza y formar, sin dilación, un nuevo Ejecutivo, al que aseguró que apoyará su Frente Nacional. “Hay una cosa que no se puede permitir: la desestabilización del poder ejecutivo en tiempos de guerra. Y esa perspectiva será inevitable tras la dimisión porque no se elige inmediatamente un nuevo gobierno”, subrayó en alusión al conflicto con los separatistas prorrusos que se mantiene en el este del país.
La decisión del ex primer ministro ucraniano, en cualquier caso, aparecía inevitable tras una catarata de críticas y presiones por parte de todos los socios del bloque parlamentaria que sostenía su Gobierno, incluidos el propio presidente Poroshenko y la formación política que lleva su nombre.
Es que el partido Bloque Petro Poroshenko fue el último en abandonar la coalición para forzar la salida de Yatseniuk, apoyado únicamente por sus correligionarios políticos. Después de que Yatseniuk superara en febrero una moción de censura con casi la mitad de los diputados ausentes de la Rada Suprema (Parlamento de Ucrania), el frente fue abandonado por los partidos Autoayuda y Batkivshina, de la ex primera ministra Yulia Timo- shenko, madrina política del hasta ayer jefe del Ejecutivo ucraniano.
Tras la ruptura definitiva de la mayoría parlamentaria, necesaria, según la Constitución ucraniana, para legitimar un Gobierno, el reloj electoral estuvo a punto de ponerse en marcha con la amenaza de empujar al país a elecciones legislativas anticipadas, con el riesgo de que las fuerzas europeístas perdieran terreno. “La resolución de la situación al fin es posible. Se restituye en el Parlamento una coalición de mayoría”, dijo Yatseniuk en su mensaje, en el que aprovechó para pedir al Parlamento que apruebe su dimisión en la sesión que se celebrará hoy.
Recordó, además, que el Bloque Petro Poroshenko propuso en el cargo de primer ministro al actual presidente de la Rada, Vladimir Groysman, y dio a entender que su formación apoyará la candidatura. La mayoría de diputados responsabilizan a Yatseniuk de haber sido incapaz de combatir la corrupción y de no empujar las reformas estructurales que exigen tanto Occidente como el Fondo Monetario Internacional como condición para conceder nuevos créditos a Kiev.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada