jueves, 22 de diciembre de 2016

El tilingo parásito e inepto Santiago Otamendi, imputado en el sistema judicial: un revés para Macri.




Texto del reporte ante el sistema judicial argentino.

Sr. Juez Federal en lo Criminal y Correccional Nº 3 de Morón.

Doctor Néstor Pablo Barral.
                                                
                    WALTER DAVID CARDOZO, D.N.I. Nº 25.100.400, sua iure, constituyendo domicilio procesal en calle XXX, Provincia de Buenos Aires, TEL: XXX, E-mail: XXX, a Usted me presento y digo:

                I.-

                
Que vengo en legal forma a formular denuncia penal conf. Artículo 116 de la Constitución Nacional y Artículo 207 Párrafo 3º del C.P.P.N., contra la persona de Santiago Otamendi D.N.I. Nº 17.359.707, domiciliado en calle La Rábida Nº 837, San Isidro, Provincia de Buenos Aires, en calidad de autor, por infracción a los Artículos 248 y 269 del C.P.N., respecto al imputado.
               Las imputaciones se extienden a quien o quienes de la investigación que V.S. sirva disponer, resultaren haber actuado como coautores, cómplices, instigadores y/o encubridores de los ilícitos penales que se endilgan, y ello conforme a las consideraciones fácticas y jurídicas que paso a exponer.

               II.-
               PERSONERÍA.


               Que conforme la documentación que se adjunta, se me ha facultado denunciar por los injustos criminales citados conf. al Código ritual, al mencionado imputado en calidad de autor y otro cualquier partícipe primario, secundario, cómplices, instigadores y encubridores de los eventos disvaliosos adjudicados.

               III.-
               METODOLOGÍA DE TRABAJO.


              A los efectos de una mejor comprensión y metodología de trabajo, atento a la extensión de los eventos criminosos, abordaré en primer lugar el andamiaje fáctico que rodean los hechos ilícitos que en forma de denuncia se darán a conocer, señalizando adecuadamente un accionar delictivo repetitivo en el tiempo de similares características, todos ellos idóneos para hacer ingresar las conductas desplegadas en los extremos de los tipos penales normas citadas, para luego formular las consideraciones que hacen a la tesis jurídica procesal de mi parte, reseñar el plexo probatorio con que cuento, hábil y conducente para adjudicar autoría, y que sin duda conformará un cuadro de situación tendiente a tornar viable el reproche formulado, ya que los elementos de convicción acreditan un marco vinculante del imputado, y ello a mérito de mi parte implica y conlleva injustos reiterados; y un accionar abusivo en sus funciones públicas tendiente a falsear la realidad fáctica concretándose en la elaboración de diversos oficios judiciales por motus propio, no advirtiendo el carácter de acción de instancia privada de la pretensa endilgación contravencional manifestada irregularmente en sede fiscal contravencional de la Ciudad de Buenos Aires.



               IV.-
          CIRCUNSTANCIAS FÁCTICAS QUE RODEARON LOS EVENTOS ILÍCITOS-PLANIFICACIÓN Y ESTRUCTURACIÓN DE LOS MISMOS-DESARROLLO SISTEMÁTICO DEL ACCIONAR CRIMINAL.
          El accionar criminal comienza con el inicio de la instrucción del Expediente Nº 7.020/2.014 seguido contra mi persona por infracción al Artículo 52 del Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires, instruido como consecuencia de elaboraciones escritas imputadoras enviadas en junio del 2.014 al Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas Nº 27 de la Ciudad de Buenos Aires del cual fue titular el imputado Santiago Otamendi, por parte de la Unidad Fiscal Norte.
            En dichos actuados, cuya instrucción -desafortunadamente irregular-, debió iniciarse a partir de una acción endilgadora de instancia privada con patrocinio letrado ante la Exima. Cámara Contravencional de la C.A.B.A. y/o ante un/a Magistrado/a contravencional porteño/a; con un origen endilgatorio que se remonta a junio del 2.014 por parte de XXXXX Cecilia XXXXXXXXX D.N.I. Nº 29.XXX.XXX -personaje de dudosa moralidad sexual debido a sus primitivas prácticas incestuosas-; el imputado Santiago Otamendi, en forma poco ortodoxa realizó varias acciones procesales concretando la instrucción, siendo que esta tarea es propia y exclusiva del Ministerio Público Fiscal. Así como concretaba estos errados procedimientos -resolver diligencias expidiendo órdenes a la Policía Distrital de Moreno bajo un contexto intimidatorio, molestar hasta el fastidio a funcionarios policiales morenenses ya sea para este último fin pretendiendo utilizar a dicha fuerza como un mero correo postal así como para atreverse a ordenarles tareas de inteligencia a fin de seguir mis movimientos ambulatorios-, tuvo la inescrupulosidad de citarme a través de la fuerza mencionada, siendo un Magistrado en materia contravencional -no civil- y de otra jurisdicción provincial, para prestarme a ser peritado a nivel psíquico en dependencias forenses porteñas, sin antes haber sido indagado procesalmente ni por él ni por el Ministerio Público Fiscal.
              Asimismo, en una sentencia con fecha 30 de Noviembre del 2.015, el imputado Santiago Otamendi adujo por propia convicción, en base a pericias psíquicas no forenses expedidas en un contexto de detención arbitraria, tortura psíquica y abusiva privación de mi libertad[1], “peligrosidad” para mí mismo y para terceros, siendo que no es un Magistrado en materia civil y, ante tal convicción, tampoco contradictoriamente lo comunicó por oficio al Juzgado en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Moreno-General Rodríguez en turno en la segunda quincena de junio del 2.014, siendo tal “peligrosidad” extremadamente alta, dejando en autos un estado, no de incertidumbre procesal, pero sí de negligencia, de injuria y de retardo instructivo poco común en el decoro en un Magistrado. 

              El imputado Otamendi no se percató de la existencia en todo lugar de piratas informáticos (quienes tranquilamente pueden interferir en correos electrónicos y sustraer como agregar sin autorización, cualquier tipo de archivos). Es muy fácil imprimir correos electrónicos e imputar deliberadamente -arrogándose atribuciones instructivas- a cualquier persona, pero lo que no observó y aún no observa este sujeto imputado, fueron las consecuencias de su correspondiente desidia y de sus calumnias desproporcionadas en conjeturas y prejuzgamientos notorios, vulnerando procedimientos judiciales y autonomías provinciales.
              Es fundamental el recorrido de ilicitud establecido por el mencionado infractor en materia penal, en particular la excéntrica y arrogada demora instructiva desarrollada por el imputado Santiago Otamendi, durante 17 meses.

                V.-
                LA FIGURA PENAL-ADECUACIONES DE LAS CONDUCTAS ILÍCITAS DESPLEGADAS POR EL ACCIONADO.


             Principio por señalar que, conforme al plexo probatorio evocado, y que pongo a disposición de V.S., el mismo serio, preciso, grave y concordante, constituye a mérito de mi parte plena prueba para adjudicar autoría y participación del incuso.

               Existió animus actori en el imputado.

               Indudablemente, y a la luz de las normativas citadas, aparecen cumplimentados en su recorrido la infracción a los Artículos 248 y 269 del C.P.N. por parte del imputado Santiago Otamendi.

            En síntesis, con la prueba evocada, estoy en condiciones de afirmar de adjudicar los eventos disvaliosos al imputado en calidad de autor. Los delitos se perfeccionan en el instante en que el agente se niega a restablecer la situación precedente a la infracción o no lo hace en el debido tiempo, conformando una plena prueba que acredita la perpetración llevada a cabo con el consiguiente perjuicio de mi persona.


               VI.-
               CONCLUSIÓN.

             Por todo lo expuesto, es claro y preciso el designio criminal imperante en el accionar conjunto perpetrado por el imputado en perjuicio de mi persona, el plexo probatorio que se evoca para conocimiento de V.S., es -reitero- serio, preciso, grave y el ligamen probatorio es unívoco y no equívoco, y se enlaza en un accionar reiterativo y de índole falseante al momento de reportar una situación infractora de carácter contravencional, abusando de su autoridad como funcionario público en el ejercicio de sus funciones, y admite una sola evaluación conducente a adjudicar prima facie autoría tendiente a la realización de los tipos contenidos en las citadas normas.


               VII.-
               PETITORIO.

               Por todo lo expuesto, de V.S. solicito:
                                               
a)  Se me tenga por presentado, por constituido el domicilio procesal, conforme normativa procedimental.
b)  Se requiera por oficio al Doctor Gustavo Antonio Marrone, Director del Hospital Nacional “Doctor Baldomero Sommer” -nosocomio descentralizado ubicado en Ruta Provincial Nº 24 km. 23.5, General Rodríguez, Provincia de Buenos Aires-, copias legalizadas de la Historia Clínica Nº 8XXXX. 

c)  Se fije audiencia a fin de ratificar la presente denuncia y ampliar la misma.

d)  Se llame a prestar declaración indagatoria al imputado, conf. Artículo 294 de la Ley Nacional Nº 23.984/1.991.


                     Tener en cuenta lo expuesto.




[1] Denuncia presentada el 11-11-2016 ante el Comité contra la Tortura del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada